dimecres, 27 de juny de 2012

NO SOLO DE TRI VIVE EL HOMBRE (TRIMAN Y TRICOSTILLA A LA CARGA)



El nostre amic Jordi Cortinas, ens envía la seva particular crònica de la marxa Terra de Remences, el.laborada a dues mans amb la seva costella, l'Ariadna. Va ser publicada a la interesant i molt recomenable web dedicada al Triatló: http://www.nadapedaleacorre.com/wordpress/ Crec que a les nostres costelles els hi agradarà i se sentiràn identificades en molts aspectes que, de forma magistralment escrita, explica la costella Ariadna. 
Barcelona, sábado, 21:00h
TRIMAN
Nuevamente los nervios, otra vez esas mariposas aleteando, las ganas, otra vez las dudas… aquellos nervios de mi primera vez. Y tengo tantas ganas. Mi primera cicloturista y, además, LA cicloturista catalana. Mañana Terra de Remences.
TRICOSTILLA
Sentada desde el sofá esto parece un show de Benny Hill, le veo paseando arriba y abajo arrastrando los nervios de la prueba de mañana. Y es que cuando ya pensaba que habíamos hecho todas las pruebas triatléticas, llegó un amigo que le habló de las cicloturistas y lo divertidas que eran y lo bien que iban para coger fondo y…. ¡Ten amigos para esto! Así que esta noche dormiremos menos aún porqué es su primera vez, claro que ya se sabe el circuito de memoria: me ha enseñado un gráfico con pendientes y me ha hablado de porcentajes, ¿se supone que tengo que saber qué narices es una rampa del 7%?
Barcelona, sábado, 22:00h
TRIMAN
Y nuevamente, ¿lo habré cogido todo? Esa incertidumbre. ¿Casco? Sí. ¿Gafas? Sí. ¿Comida? Sí. ¿Suficiente? ¿Seguro? ¿Cojo unos frutos secos por si a caso? Total, si sólo serán 95 quilómetros. Parezco un novato entre los novatos. Pero hay tanta gente ¿Caeré? ¿Llegaré? ¿A qué ritmo? ¿Rodaré bien en grupo? ¿sí? ¿no? Voy a preguntar… no, mejor no que aún me pondrán morros durante tres días más. Y no me sorprendería. Venga. ¡Ya está! Cenar y dormir.
TRICOSTILLA
El neopreno está en el cajón y las zapatillas en la caja, pero sigue galopando por el pasillo recogiendo material cuando sólo necesita casco, gafas y los zapatitos de claque, ¡hasta yo lo sé! Le veo enfurruñado e imagino que va repasando su actitud durante la ruta, como dosificar las fuerzas, como pedalear en grupo, como bajar… si es que se le ve en la cara. ¡Cuidado! Ya ha puesto el suelo perdido de grasa de bicicleta. Ahora tocará las ruedas cuarenta veces para comprobar la presión, pondrá los bidones en la nevera y llenará la casa de post-it para no olvidárselos.
Vall d’en Bas, domingo, 7:45h
TRIMAN
Ya voy tarde. Y me he dejado el chip. Lo sabía. ¡¡¡¡Me he dejado el chip!!!! Pero se puede utilizar? Un palurdo. Un palurdo. Y sólo faltan 15 minutos para empezar. ¿Tantos nervios son posibles? Y, ¿dónde están los otros? Y, ¿estas bicis de dónde han salido? Si casi me da vergüenza subirme en la mía… pero como dicen aquellos “no importa el caballo, importa el indio”. Piernas para qué os quiero.
Eso sí, la próxima vez media hora antes… y es que salgo el último. Bien. El último del último. Así sólo puedo mejorar. O no.
Mi cama, domingo, 7:45h
TRICOSTILLA
¡Qué ancha es esta cama! Me levanto al lavabo, todavía hay post-its pegados en la nevera, el baño y el televisor. ¡El chip! Tanta lista y se ha olvidado el chip en la mesa, jejejeje, me entra la risa, ¡ai qué desastre! Medio dormida deambulo por el pasillo, hago mis cuentas y pienso en si habrá empezado, deseo que le vaya bien y, sobre todo, que no se caiga. De vuelta a la cama pienso en los kilómetros que le esperan y pienso en……. zzzzzzzzzzz
Capsacosta, domingo, 9:00h
TRIMAN
Y, ¿cuál era el perfil de Capsacosta? Mierda. No me acuerdo. De momento vamos bien. Las patas bien y ni me he caído ni he hecho caer a nadie. Importante. Y otra rampa. Ésta del 8. Y cuánta gente. ¡Cómo mola! ¡La serpiente multicolor! jejeje
Mi cama, domingo, 9:00h
TRICOSTELLA
zzzzzzzzzzzzz…..respiro….zzzzzzzzzzzzz……..respiro……zzzzzzzzz
Ripoll, domingo, 10:05h
TRIMAN
Ya hemos subido. Ya hemos bajado. Y ahora a rodar. Me duele todo. Y aún me quedan más de 25 quilómetros. Eso sí: ¡vaya paisaje!, y ¡qué ambientazo! Esto no es un tri. Todo me parece más… más… más cordial. Y aunque hace un rato hubiera seguido para intentar acabar la distancia larga, ahora sólo quiero bajarme de la bici. Y, ahora… ¿volvemos a subir? ¿No se acaba nunca?
Cocina, domingo, 10:05h
TRICOSTILLA
Me levanto, no tengo prisa, es domingo. Mientras desayuno pienso en cuál de esos dibujitos cuesta arriba y esos porcentajes se debe encontrar ahora. Las bajadas no son su fuerte, espero que coja bien las curvas y pedalee a buen ritmo y claro, que se lo pase bien, aunque me cuesten de entender las maravillas de subir una montaña para luego bajarla, ¡y en bici!
En ruta, domingo, 10:30h
TRIMAN
¿Y tricostilla? Se ha quedado durmiendo en casa tranquilamente. Espero no esté muy nerviosa. Siempre le pasa lo mismo y piensa lo peor; pero tal y cómo está el tema del ciclismo últimamente, no me extraña. Y ahora, ¿qué hago? ¿tiro un poco más o me reservo?
Comedor, domingo, 10:30h
TRICOSTILLA
Me tomo un cafè, leo el periódico y veo en letras grandes: “Otro ciclista atropellado”. ¡JODER! Me acojona esto de la bici, voy como una histérica a mirar el móvil pero no hay noticias, claro, yo tengo controlados los tiempos de los triatlones, pero ¿en cuánto tiempo se hacen 95 km en bici? Vuelvo al baño, a partir de ahora me pongo el móbil en el bolsillo hasta que me llame. Me rio: ¡será histérica esta tía!
Vall d’en Bas, domingo, 11:00h
TRIMAN
Meta. Buffff! META!!! OEOEOEOEOEOE! Meta. El año que viene la larga. ¿Dónde hay una fuente? ¿Y los otros? ¡¡¡Hóstia!!! He llegado el último. Otra vez el último. Bueno, lo importante es participar… y ¡llegar!
Pasillo arriba – pasillo abajo, domingo, 11:00h
TRICOSTELLA
¿Tendrá cobertura este móvil? ¿Tiene suficiente batería? A ver el whapp, ¿cuánto hace que no lo mira? ¡Desde las 8 de la mañana imbécil! Me siento y enchufo la tele pero no le hago ni caso, espero a ¡qué suene el teléfono!
Peaje, domingo, 13:00h
TRIMAN
Los de la larga aún están en ruta y les ha empezado a llover. Seguro que me hubiera caído. Y suerte que no he pinchado. El día que pinche tendré que abandonar, porqué de mecánica… no domino ni la cuántica. Me lo he pasado bien. ¡¡¡MUY BIEN!!! Eso sí, cierro los ojos y aún pedaleo. ¡¡¡OSTRAS!!! Llama a la tricostilla antes de que sea más tarde! 6 3 0 2 0…
Lavabo, domingo, 13:00h
TRICOSTILLA
¿Dónde cojones se ha metido? Si ya sé que estará bien y se lo habrá pasado en grande, ¿por qué narices tengo que preocuparme? Oigo el teléfono, ¡mierda! lo he sacado del bolsillo y está en el sofá. Corro con los pantalones a medio subir y salto sobre el aparato para contestar dignamente y con voz de calma absoluta: ¿Qué tal, ha ido bien? Sí, sí, yo estupendamente.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Els comentaris anònims s'anularan inmediatament